La navidad de ricos y pobres.

Da inicio la cuenta regresiva, a partir de hoy quedan solo 23 días para Nochebuena y 24 días para Navidad, empiezan las carreras de quienes tienen posibilidades, para adornar sus casas con árboles navideños, luces en las fachadas de las casas y los preparativos desde ya, sobre las viandas que se van a degustar en esa fecha para compartir entre familiares y amigos, tamales, pavo horneado, cerdo asado, uvas, manzanas, ponche, etc.

Algunos también harán planes sobre que obsequios darán a sus seres queridos y así, este mes de diciembre la sociedad de consumo se apunta un diez, es la época de dar y gastar a diestra y siniestra, no importa si lo que se vaya a comprar no sirve, pero hay que adquirirlo porque está en oferta.
Las promociones dicen que ya se siente el olor a pino y manzanilla,y cualquier pretexto es bueno para gastar en una fecha que ha perdido su verdadero sentido.

A la luz del calendario comercial, Navidad es una ocasión extraordinaria de los vendedores para multiplicar las ventas de toda clase de productos. Se advierte su proximidad por la decoración e iluminación de calles y plazas, fachadas y escaparates. Semanas antes del día de Navidad, el comercio despliega una actividad febril. Los grandes almacenes y tiendas modestas aprovechan esos días para vender productos típicos de estas fiestas.

Navidad da lugar a ventas abrumadoras, felicitaciones con tarjetas apropiadas, intercambio de regalos, programas televisivos especiales, discursos de los políticos, salas de fiestas y comidas suculentas. Con razón puede decirse que uno de los protagonistas más destacados de la Navidad es hoy el consumo, polo opuesto a lo que es estrictamente la Navidad cristiana. Contrasta el nacimiento pobre de Jesús con el comercio navideño que nos invita al derroche. La Navidad primera fue solidaria, oculta, liberadora. La Navidad actual engendra consumismo, emulación y gastos desmedidos.

Pero mientras hay quienes tienen recursos para todos estos gastos, en Guatemala hay miles de familias enteras que ni siquiera el olor a tamal les llegará, ni un juguete usado para sus hijos, nochebuena y navidad será un día cualquiera, no existe ni para comprar una camisa, un pantalón o zapatos de paca, las necesidades serán igual que todo el año, ya ni lágrimas quedan, la aflicción es normal, solo flota en el ambiente de estos hogares, hambre e infortunio.

Navidad época para compartir, MENTIRAS la navidad es una época para gastar los ahorros del año de quienes tienen, pero para los pobres la navidad es únicamente un evento religioso donde se recuerda el nacimiento del Hijo de Dios y conformarse con ver que bonita está la casa del vecino, que gordito el cerdo que les llevaron, que ropa tan bonita se pondrán esa noche los vecinos de la esquina y esperar que de casualidad les lleven un tamalito para compartirlo entre seis o más miembros de la familia.

Santa Claus se ha convertido en exclusivo para quienes pueden comprar, si no hay dinero en casa, este año Santa se saltará a la casa siguiente, parece cruel y duro pero la realidad en Guatemala es esa, aquí hay hambruna, desnutrición, miseria por doquier.

¿Feliz Navidad?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: