Desde mi Balcón ( Un día para recordar)

.
.
Por: Oscar H. Fernández
fernandez_037@hotmail.com


(Historia de la vida real)
El último aliento de vida, en brazos de un desconocido.
.
El extraño que daba apoyo con sus brazos fuertes al accidentado, nada menos era “Yo”

Recuerdo que fue un día sábado debió de ser en verano, aún siento la brisa que me llegaba y me golpeaba el rostro, quizá fue en Diciembre de ese año, que no alcanzo a fijar en mi memoria, pero el viento azotaba las dos torres gemelas de Guatemala, por cierto en Nueva York, los dos rascacielos estaban imponentes, todavía no había pasado el fatídico 11 de Septiembre 2001 que todos de alguna manera recordamos, pero aquí en la capital las torres gemelas del Géminis ese día permanecían firmes y estarán todavía hasta dentro de mil años que serán tema de arqueología.

Me encontraba en la entrada principal del complejo en alegre conversación con mi primo Juan Manuel y su hijo Juan Marcos.
¡De pronto! Escuchamos a lo lejos de la calle, un poderoso motor de una motocicleta de alto rendimiento y cilindraje, parecía una 1000

Se enfiló por la 12 calle que da a la Avenida Reforma y de forma instintiva fijamos toda nuestra atención a los nanosegundos de los acontecimientos que ocurrieron.
El bólido de manera temerariamente conducido, corría cómo alma que no tiene paz y busca en la velocidad su destino, parecía alma en pena en día de los muertos.

Al seguir el rumbo del kamikaze (viento divino) a menos de cien metros, sobre la tercera avenida y doce calle de la zona diez, que por cierto al día de hoy se encuentra el Hotel Stofella, Hizo el alto reglamentario una camionetilla de color blanco, pero pude observar con mi ojo izquierdo, que se había adelantado más de lo usual como medida de prevención, era una pareja de jóvenes.

Ahora imagínense la escena que en cuestión de nanosegundos ocurría en tres posiciones, la del motociclista a una velocidad vertiginosa, la de los transeúntes que pululábamos por la zona y la de la pareja de la camionetilla que soltó el freno del motor moviéndose a lo sumo treinta centímetros que significó la diferencia para el joven entre la vida y la muerte. Quedando en la línea de la ruta elegida por el fatalmente no diestro motorista.

El tiempo se fundió por un segundo y la llanta de la moto dio con la llanta de la camionetilla provocando un efecto catapulta y haciendo que volara por los aires a una altura de unos veinte metros dando vuelta en su carrera por la muerte, en ese momento fijamos nuestra vista espantados en la escena trágica que se veía, nos quedamos impotentes esperando el desenlace de la tragicomedia, vimos caer estrepitosamente el cuerpo y arrastrándose hacia la esquina del restaurante de La Hacienda de los Sánchez.

Cómo tres columnas de mármol quedamos petrificados por un momento, luego reaccionando corrí instintivamente hacia donde se encontraba el cuerpo del accidentado. Al verlo, yacía ensangrentado y convulsionaba, fui el primero en llegar a la escena fatídica, me incliné para ver si estaba aún vivo y pude comprobar que sí.

Observe sus pupilas dilatadas y en estado de shock, los borbotones de sangre fluían de su boca, a tal punto que se ahogaba; decidí tomarlo entre mis brazos con sumo cuidado, la gente comenzaba a presionar en morbosa cosa; pedí que se apartaran y grité: ¡un teléfono, llamen a los bomberos!

Escuché que alguien decía ¡ya se llamó! El muchacho se estaba despidiendo de la vida, vi su última mirada y su último aliento, ya todo para él había terminado; murió en brazos de un perfecto desconocido y ese extraño hombre era el que escribe esta historia.
A los días vi su esquela, en la prensa, un joven de 26 años y un futuro brillante, truncado por la emoción al volante. Había comprado ese día su moto y solo fue su Némesis.

Me recordé que en mis años mozos, tuve 53 caídas y aún estoy con vida:

¿Porqué?

No sé, debe haber aún un propósito en mi vida.

One Response to “Desde mi Balcón ( Un día para recordar)”

  1. omis Says:

    Buen día desde Panamá,es grato saber que escribes en esta pagina,mi querido hermano y amigo Oscar.Felicidades y adelante,eres bueno en esto y hazlo con amor..desde panama,un abrazo fraternal a mi segunda patria y mis queridos chapines de maiz..

    FELIZ NAVIDAD Y VENTUROSO AÑO NUEVO.

    omar urriola
    ced. 4-104-1107
    Panama 15 Diciembre 2007

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: