Naturaleza implacable (segunda parte)




Por: Oscar Fernández
fernandez_037@hotmail.com

El Gabán.

Decidí llevar uno de mis cuatro gabanes que atesoro en mi armario Trafalgar. (200 años de antigüedad) es de color café oscuro el abrigo, con sus botones cafés y una pinta beige que le da la clase y el toque de elegancia, es de Algodón & Cashmere , de la casa John Cristian/ Collection Internacional con su escudo de armas, que lleva en el interior los siguientes elementos: Una corona real, una adarga con una cruz en el centro de color amarilla a su vez un pedestal de dos sables cruzados unidos por un listón real.Un amigo que viaja muchísimo le llamó: “un sobretodo estilo bostoniano”

Mi traje de vestir para lucir en armonía en está ocasión, fue de mis 42 ternos, el café con botones oscuros y traslapado, pantalón del mismo tono y zapatos Florshein con calcetines oscuros, sencillamente elegante. Mi camisa café de figuras geométricas con un trazo suave blanco y la corbata café de seda lisa, de vez en vez, de seis a siete me da la gana de vestirme así, es sentirme bien, es sacar un poco de clase y soberbia , pero lucirla humildemente al menos en apariencia y para ser claro, es recordar mis pasadas glorias cuando todo era oro y zafiro en mis alforjas…cuidé tanto los detalles que hasta la billetera era versace , un regalo de navidad por mis parientes ricos, que por cierto hace cinco años les di un par de consejos y atendió bien la lección a tal punto que hoy día son millonarios…con la casa a cuestas y el gasto alto

La juventud no aprende solo le interesa estar bien, lucir bien y aparentar siempre más de lo que tienen, es válido; es razonable, a mi me pasó eso hace 25 años, hoy la pobreza amenaza cada día mi puerta y siempre la mantengo en el umbral de mi alcoba con la puerta cerrada , pero no hay paz cuando existe hambre y sed de justicia…en mi caso las dos comidas me son necesarias ya que veo el dolor del pueblo cada vez que voy a los mercados y a las aldeas cercanas, de hecho lo tengo más cerca a nivel familiar
Una hermana recientemente cayó en la desgracia y se quedó sin casa, el pobre de su marido, con la borrachera de cada sábado para olvidarse de su miseria; trata con una botella, hundirse en la nave del olvido
Le ofrecí un terreno cerca de San Bartolo, a instancias de mi madre y están pensando venirse a vivir como lugareños, después de haber sido citadinos, así es la vida en las actuales familias.

Con toda la elegancia sobre mi persona; el mayor de la comarca, me nombró su
Mayordomo de la ciudad, el título me agrado, ya que dice que deposita su confianza en mi persona, pero el pasado es el pasado, mi primer trabajo formal fue a mis 18 años y en Centro Químico S.A. que por cierto sus instalaciones están en el puerto de Izabal, en ese entonces era el mensajero y creo haber hecho un trabajo diligente y responsable, a parte que me encantó servir a las personas de la oficina, creo que ese hábito nunca se me quitó, siempre que puedo estoy al servicio de las familias y comunidades, es mi naturaleza, es algo que está en mi manera de ser… es la naturaleza implacable

Mi segundo trabajo fue ser mesero en “La Estancia” por las noches, es un restaurante de lujo y excelente carne asada…los dueños origen Uruguayos, a la fecha aún están vigentes. Cada año voy una vez, al menos para recordar.
Mis orígenes de cuando la vida me cambió de ser un niño rico a un niño pobre
Es para otro capítulo…

A veces he considerado regresar a trabajar de mesero se gana muy bien…Al ver la carátula de mi Invicta, las agujas marcaban las seis de la tarde y se decidió pasar a beber una cerveza de barril al Optimista, Allí nos quedamos un breve tiempo, el mayor de la Comarca, lucía su arma de plata en el cinto y de vez en cuando amenazaba en broma…

El abogado tubo un arranque inusual pero válido, decidió invitarnos a un baño sauna…recorrimos la ciudad y el único que iba preocupado era el alcalde ya que había dejado su caballo de hierro en otro establo que lo podían cerrar, lo calmé diciendo que había suficiente tiempo, en mi calidad de mayordomo de la ciudad, confió en mi.

“Los romanos se acicalaban en sus termas de la ciudad de Tréveris, en la actual Alemania, por cierto fue una de las capitales del reino, en tiempos de la Tetrarquía en el siglo Tres d. C. al día de hoy, se pueden apreciar restos de estas edificaciones de la antigua urbe”

Tenía un año de no venir a los Baños Turcos, pero como pato en su estanque me dispuse a gozar el momento, me rasuré, me di dos duchazos de agua fría y me tomé una deliciosa Rosa de jamaica, al final la pasamos muy bien…nos retiramos del recinto y nos dirigimos a la zona viva de la ciudad en la zona diez, ahí despedimos a los viajeros y me quede a solas con el Licenciado quien decidió por cuarta vez ir a un bar cercano…en el Géminis…pero jamás pensé que ahí tuviera dos interesantes encuentros con la sabiduría

Dos eruditos entrados en los 70 años me dieron una cátedra de lo que es la vida y de sus viajes por el mundo…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: