La risa de un niño.


Gil Zu
saker_ti@yahoo.com
.
.
Tengo presente a muchos niños, algunos llorando y otros riendo. Ni la sonrisa ni el llanto son diferentes en los niños. Juegan, sufren y sonríen.

Rufino fue creciendo en completa miseria, sin zapatos ni ropa para cambiarse, la relación con la madre era escasa ya que ella trabajaba como sirvienta cuando él tenía 6 años. Sus patrones eran propietarios de una panadería y a su corta edad un día decidió ayudar, aun con la desconfianza de la patrona puso manos a la obra. Al terminar la jornada la dueña se dio cuenta de su buen rendimiento y en vez de gratificarlo con algo le dijo: – Sos un cabrón para trabajar. Te espero mañana.

Rufino se retiró triste:
Cuando la madre dejó ese trabajo tuvo problemas para conseguir otro pues cuando miraban a Rufino la rechazaban y decidió llevar su hijo donde unos familiares que vivían en Las Tapias en Guatemala, su estadía no duró mucho y la mamá lo llevó a otra casa de familiares en Amatitlán con un tío que negociaba café. Tampoco lo quisieron tener más tiempo y fue llevado con la Tía Josefa en el sector de Santa Marta (1944)

La casa de la tía Josefa estaba cercana al cementerio general y el esposo (Don Jesús) fabricó dos cajas para lustrar zapatos las cuales obsequió, una a su hijo Ernesto y la otra a Rufino.

Con aquella caja principió a sentirle sabor al dinero que ganaba y con ello ayudaba en los gastos de la casa. Un día se encaminaron a la Base Militar en La Aurora donde pudieron divisar a militares guatemaltecos mezclados con norteamericanos, a consecuencia que había finalizado la Segunda Guerra Mundial. Los soldados norteamericanos le dieron un dólar a cada uno y como esto provocó asombro, uno de los oficiales guatemaltecos les dijo que los podían cambiar en el aeropuerto.

Rufino y Ernesto dormían en la cocina en un colchón de paja, pero una mañana despertaron en horas de la madrugada por el ruido de metralletas y cañones. La gente corría de un lado a otro. Vieron desde la ventana un camión lleno de personas armadas que gritaban: VIVA LA REVOLUCION! Era la madrugada del 20 de octubre de 1944.

Continuará……..

Guatemaltecos Emigrantes que viven en Estados Unidos les pido que manden sus comentarios a la revista: http://www.megachapines.com o al Grupo de Escritores Mexicano-Guatemaltecos Emigrantes: saker_ti@yahoo.es.

Esta columna está a la disposición de ustedes, de la juventud universitaria en Guatemala,los jóvenes ubicados en Asentamientos Humanos y en lugares remotos del país.

La historia anterior es verídica y trata de un Emigrante que llegó a Estados Unidos para quien el sueño americano se convirtió muchas veces en una pesadilla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: