Las deudas hacen mas pobres a los pobres.

Por:René Rodas
rey@megachapines.com

Recibí un par de críticas a mi correo referentes a la posición de no endeudar más a la nación para ejecutar el Presupuesto General de La Nación.

Para explicar la postura en que se sustenta la tesis, se explicará desde el punto de vista de la economía del hogar. Se hace un presupuesto anual basado en el presupuesto mensual proyectado por un año.

Para iniciar se establece la cantidad esperada de ingresos por cualquier concepto, sueldos y salarios, bonificaciones, aguinaldos, rentas por arrendamientos, dietas, comisiones, venta de bienes familiares, intereses, utilidades sobre inversiones, ajuste salarial y devolución de impuestos, entre otros. Todo basado en la realidad de la situación económica familiar, se toman ingresos mensuales y esporádicos.

Se elabora similar listado en el rubro de egresos, mantenimiento del hogar, alimentación, transporte, pago de empleados, combustible, inversiones, rentas, insumos, energía eléctrica, consumo de agua, vestido, medicina, gastos profesionales, contribución a la iglesia, vigilancia, construcciones, compra de bienes en general, diversión, obsequios, fiestas, gasto de vacaciones, paseos y compras en general, entre otros. No se debe olvidar hacer los ajustes necesarios para gastos imprevistos y considerar el porcentaje de inflación.

Al establecer la cantidad que se programa de ingresos y egresos se establece un balance, que puede ser positivo, negativo o neutro. Al contar con un saldo positivo se puede proyectar utilizar el excedente para el ahorro, inversiones, diversión o darle cualquier otro uso, incluso pensar en donativos a entidades de beneficencia. Cuando el saldo es negativo, lo prudente es reducir la carga de gastos, cantidad de empleados al servicio o diversión como primeros rubros y luego se ajustan los otros. Si fuera el caso de un presupuesto neutro, queda en manos de quien administra el hogar como aplicar ajustes para mantenerse en esa línea y procurar un pequeño excedente al final de año.

El objetivo principal de esta planificación es pronosticar el momento en que se necesite obtener un financiamiento adicional para solventar la falta de liquidez en algún período de tiempo. Existen algunas salidas rápidas, como el uso de tarjetas de crédito, extra-financiamientos y préstamos, entre otros, lo importante es prever la crisis y minimizar los efectos.

Durante un período de tiempo es posible el uso de crédito para solventar la situación financiera del hogar, si se hacen los pagos correspondientes no habrá problema, incluso la línea de crédito puede sufrir un aumento al hacer buen uso del mismo. Seguramente hasta habrá más instituciones que ofrezcan una línea de crédito más amplia y con intereses más bajos.

Sin embargo el uso inapropiado de este sistema puede colapsar al no contar con ingresos suficientes para hacer todos los pagos mínimos que requieren los acreedores y se tendrá que llegar a obtener un préstamo mayor para cancelar todos los préstamos pequeños, sin olvidar que a estas alturas ya se han sacrificado algunos rubros del presupuesto de egresos, principalmente en la línea de inversiones, diversión y cantidad de empleados, puede incluso bajarse de nivel en la calidad alimenticia, vestuario y transporte. Todo para evitar un embargo y falta de crédito.

La cantidad de intereses en una situación como esta es muy alta, consumirá un porcentaje elevado de los ingresos. Se puede incluso acudir a amigos para pedir préstamos de palabra que a la larga pueden ser para los acreedores una erogación incobrable. No se tendrá una economía del hogar estable hasta que se evite sobregirar su presupuesto. Situación similar ocurre con el Estado.

Al hablar del presupuesto Nacional me pregunto ¿Cuánto se ha dilapidado por concepto de intereses en los últimos 10 años? si alguno los lectores lo sabe que nos cuente. Resulta oneroso el pago de intereses anuales a instituciones financieras internacionales.

Basta de hacer pagos tan altos por intereses, cuando la población del país clama por alimento, salud, educación y vivienda. No es justo que los pobres se hagan más pobres año con año. ¿Cuántos niños más deben morir de hambre para que se eviten las deudas y se corrijan acciones gubernamentales?

Esperemos que no muchas. Amén.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: