¿Un indígena de Presidente en Guatemala?

.
Por: Gilberto Zu (Gil Zu)
saker_ti@yahoo.com
.
.
.
La historia de nuestras naciones americanas está ligada a pasados homogéneos. Bolívar proyecto su visión a la unión continental, pero aquel sueño hecho realidad quedo truncado con su muerte. Las naciones centroamericanas mantuvieron aquel ideal y experimentaron la unión de pueblos y gobiernos en uno solo, pero al final cada nación se fue separando y en vez de enfrentar un solo frente tuvieron que resignarse a enfrentarlo por separado.

Las guerras entre hermanos no estuvieron ausentes, llegando a ser provocadas hasta con el pretexto del resultado en un juego de fútbol. (Honduras vrs El Salvador)
No olvido en las clases de historia cuando nos hablaba la maestra sobre los distintos gobiernos en Guatemala. Uno de ellos con cualidades de ser un estratega militar, apenas podía escribir y hasta su firma se identificaba como raca ra raca.

Pero no es el tema continental ni centroamericano que me impulsa a escribir esta columna. Me preocupa el clamor de la gente expresado en el Editorial de este día por el Director de la revista megachapines al salir de compras y enterarse que los precios están por las nubes.
Los datos ofrecidos por el Fondo Monetario Internacional, por el BID, por Consultores de la Economía Mundial, no son nada alentadores. La crisis económica, el desmoronamiento de la economía estadounidense esta haciendo colapsar a otras economías en el mundo, en especial a los gobiernos cien por ciento dependientes de las dadivas provenientes del norte.

De la demagogia utilizada por muchos gobiernos con relación a las remesas de los emigrantes que ya hemos dicho son producto de esfuerzos, de mucho trabajo, de humillaciones y hasta de persecución sufrida por nuestros compatriotas Ningún emigrante manda estas remesas para paliar la economía de su país sino que lo hace para aliviar las necesidades de su familia.

En vez de vivir a expensas de estas remesas, los gobiernos debieron de crear las fuentes de trabajo necesarias para evitar que más hermanos nuestros vengan en busca de un sueño americano que a veces se convierte en pesadilla.
Nuestras mujeres atienden hijos que no son de ellas, limpian casas, cocinan en restaurantes, hacen dos o tres actividades laborales cada día en diferentes lugares y llegan a sus casas cansadas para compartir unas pocas horas con sus hijos.

¿Y que decir de los hombres? cortando grama, limpiando jardines, construyendo edificios, lavando platos, pintando carros, al final de su carrera cuando logran arreglar su status legal el Seguro les otorga una pensión para medio vivir después de haber dejado sus mejores años en el trabajo con la esperanza de que sus hijos aprovechen los estudios y sean personas de provecho.
Cuando logran alcanzar esta meta, los hijos no quieren regresar a su patria. Han crecido en otra sociedad y algunos sienten vergüenza de la forma de vestir y de actuar de sus padres, y hasta de la tierra donde nacieron sus progenitores llenas de indios pobres.

Nuestros hermanos indígenas que provienen de Huehuetenango y otras regiones guatemaltecas son trabajadores escogidos por la forma como laboran de sol a sol, de rodillas, soportando los climas, pero contribuyendo a levantar las cosechas. Ninguno de ellos vive con comodidades y muchos son explotados por su condición migratoria. Otros no hablan ni siquiera español.

Aun así, en Guatemala hay quienes dicen que los niños hijos de indígenas están mas contentos de cortar milpa que de educarse, que los indios viven pobres porque esa es la voluntad de Dios. Al Indio ni todo el dinero ni el poder porque son lamidos. El indio si le das la mano se agarra el pie. Pero cuando llega una campaña política muchas damas de la alta sociedad acuden el Día del Cariño con regalitos para aparecer en los Diarios en primera plana haciendo una caridad a la que llaman Labor Social.

Yo pregunto: ¿Acaso uno de estos infantes si le damos la oportunidad de estudiar puede convertirse el día de mañana en un profesional de éxito, en un escritor o artista? y porque no decirlo: hasta en un Presidente.
Espero que con lo anterior no se le ocurra a uno de esos testaferros acusarme al Comité de Defensa contra el Comunismo de que estoy soliviantando los ánimos y lavándoles el coco a mis hermanos indígenas. ¿Acaso no hay indígenas en nuestro ejército? Desde la primaveral Chiquimula hasta el altiplano hay talentos: ladinos o indígenas, ambos somos hermanos.
Siento una corazonada y es que pienso que de los 48 Cantones de Totonicapán va a salir un estadista. Si me equivoco pediré disculpas.

UN INDIGENA EN QUIEN NADIE CREIA.

Nacido en un pueblecillo del estado de Oaxaca (Guelatao) en la sierra. El historiador Don Eugenio del Hoyo lo describe como un indio zapoteca, de raza pura con una familia muy pobre. Y para colmo cuando contaba con apenas tres años de edad, murieron sus padres quedando con sus hermanitos a cargo de unos tíos. Su infancia fue como la de muchos indígenas, arrimado a sus parientes, dedicado a cuidar ganado chivas o vaquitas. Una de las hermanas de nombre Josefa había ido a trabajar como sirvienta a Oaxaca a casa de un señor muy rico de apellido Maza logrando que sus patrones le permitieran llevar con ella a su hermanito.

El hermanito iba servir de mocito en aquella hacienda y luego lo conoce una persona de la orden franciscana Felipe Salanueva, quien se entera que este niño era inteligente (mas que otros niños ladinos) y le principiaron a enseñar el español y a escribir.
Luego lo inscribieron en el Seminario de Oaxaca para que estudiara Sacerdocio, pero al muchachito no le gustó esa carrera, colgó los guantes y se fue a estudiar leyes al recién fundado Instituto Literario de Oaxaca.

Sigue la vida de este indígena.
Se casó con una de las hijas del señor Maza y fue electo Diputado. Luego Gobernador de Oaxaca, la vida de este niño ya convertido en hombre fue conocida en el mundo. Cuando el ejército Francés invadió el suelo mexicano se escuchó una frase: El Derecho al respeto ajeno es la paz.
Una personalidad en Europa dijo esto: En Europa nuestras potencias se levantan, pero más allá de nuestras fronteras la Voz de Juárez la escuchan en el mundo. Podrá repetirse en Guatemala la historia de Benito Juárez? Afirmo que SI.

One Response to “¿Un indígena de Presidente en Guatemala?”

  1. Anonymous Says:

    Estimado Sr. Zu, me permito recordarle que no es función del gobierno crear puestos de trabajo, el gobierno no produce, ni fabrica nada, simplemente ofrece servicios de seguridad (malos), de Salud (malos e ineficientes) y Educación (controlada por las amenazas de los sindicalistas corruptos). Los únicos que pueden crear empleos son los miembros de la iniciativa privada, pero como el gobierno no cumple con las funciones anteriormente mencionadas, la pequeñas, medianas y grandes empresas piensan dos veces antes de invertir en Guatemala. El gobierno solo nos ocasiona gastos NO PRODUCE NADA.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: