La última milla.

Por: Carlos E. Wer
.
.
.
CON GANA PERDEREMOS TODOS

Hace cuatro años al iniciarse la campaña electoral, acuñé la frase que encabeza este trabajo. Los años de la administración Berger- Stein, el par de pícaros que nos gobernaron, superaron por mucho las expectativas que de ellos se tuvieron. El pobre diablo que fungiera como presidente fue manejado por la insana inteligencia de quien, sirviente haciéndose pasar por “izquierdista”, se encargó de manipular las cuerdas del poder para estafar, robar, engañar y entregar el país a los intereses extranjeros. Y haciendo uso de esa torcida inteligencia, engañando a su sucesor, dejó la administración con llaves y con candados que les impidan poder satisfacer las necesidades que los guatemaltecos esperan. Estos cuatro años serán difíciles y más difíciles cuando las ennegrecidas nubes de la economía mundial se ciernen con su amenaza sobre nuestro suelo. Dada la importancia de lo escrito y lo pasado republico el análisis de ayer, que hoy no ha sufrido cambio.

“La reforma a la administración de la justicia, el fortalecimiento del estado de derecho, la separación de poderes, la reforma al sistema de justicia militar, pago de indemnización a familias víctimas del conflicto armado (no porque no sea justo, sino ¿por qué debemos de pagar los guatemaltecos por la guerra que los Estados Unidos creó en nuestra tierra?); reforma a la ley electoral, poner en marcha mecanismos necesarios y transparentes para ejercer un control civil apropiado de las actividades de los organismos de inteligencia, reformas de la Fuerzas Armadas, etc. son apenas algunas de las “recomendaciones-exigencias” que la Organización de Estados Americanos, OEA, impone a los países latinoamericanos, encubriendo los intereses de la oligarquía mundial, incluida la criolla, tras la innegable necesidad de modernización.

Y viene al caso, porque el párrafo anterior está copiado exactamente, del artículo que Sara Madueño de Vásquez escribiera desde Lima, Perú y que bajo el título de “La OEA intenta imponer una dictadura en Perú”, que fuese publicado en la revista Solidaridad Iberoamericana, de la primera quincena de agosto del 2,000. En él denuncia dichas exigencias, que a la vez son las exigencias que el Proyecto Democracia requiere para uniformar la ley en los países latinos: Uniformidad que favorece a los intereses económicos de la oligarquía mundial, quienes como lo escribiera Times, impulsan la “reconquista” de esta parte del continente. Sus tentáculos han ido cerrando el círculo sobre el objetivo final de su interés principal: eliminar el estado soberano. Enormes extensiones de terreno han sido adquiridas, las empresas privatizadas pasan a ser importantes activos de las que, debido a la globalización, han pasado nuevamente a ser propiedad de las transnacionales, especialmente aquellas que por su valor estratégico deberían estar en manos del Estado.

No hay sector ni país que se escape del interés por ser “reformado”, ampliado, limitado, reducido y aún eliminado, si ello coincide con su visión política de la implementación del “Nuevo Orden Mundial”, hoy ya descaradamente impulsado como el nuevo imperio estadounidense. El judicial, comercial, social sectorial, programas sociales, simplificación administrativa, laboral, privatización de empresas públicas, partidos políticos, desregulación económica, (misma que tiene prácticamente colapsadas la economía de la mayor parte de los estados de la Unión Americana), regionalización etc. Aún aquellos países considerados como los grandes, cuentan entre quienes tienen “en la lista”, el número de reformas que han implementado.

Uno a uno han ido entrando los países de la América Latina, con algunas resistencias, al cerco que nos tienden quienes hoy van imponiendo su neofascismo amparado por la enorme capacidad bélica alcanzada, escondidos detrás de la máscara de una supuesta democracia. Democracia que funciona para asegurar la alternabilidad en el poder, mas no para resolver los cada vez más críticos problemas en los que se debate la mayor parte de la población del continente. Continente que paga una usurera deuda externa (varias veces pagada) y que mereciera desde los lejanos días de Paulo VI, condena en su Populorum Progresivo, atacando la inmoralidad de “el imperialismo del dinero” por llevar la miseria sobre la mayor parte de la población mundial en nombre del “capitalismo liberal” y del imperio del “libre comercio”. Para ello, han ido acomodando o eliminando gobiernos de tal forma que ellos sean los más dóciles y adecuados para alcanzar sus objetivos

En nuestra Guatemala, el Proyecto de Gana, el predilecto del embajador Hamilton, y su “equipo”, no es pues un proyecto nacional. Es un proyecto detrás del cual se esconden esos intereses. Es un proyecto en el que el candidato presidencial, ocupa el lugar que ocupa el presidente Bush en los Estados Unidos: el del tonto útil. Detrás de ellos se encuentran quienes “sí saben para dónde van”. Allá, Chenney con el equipo que consolidara la formación del poder paralelo, el cual se viene conformando desde que la “pareja diabólica” de Kissinger-Bush, impulsara al artista-presidente, a declarar ante el Parlamento británico en 1982, la nueva política del “Nuevo Orden Mundial” y que aquí en “micro”, con la figura del ex canciller Stein, que no solamente ha estado inmerso en la política servil de la OEA y por consiguiente empapado del verdadero papel que esta prostituta juega en contra de los intereses de nuestras naciones, sino que sus lazos con George Soros, lo sitúa en una posición en la que conoce las actividades de este personaje, al que le es legalmente prohibido el ingreso a una decena de países debido a sus artimañas económicas especulativas en contra de sus monedas nacionales.

Quienes conscientemente o simplemente impulsados por la propaganda, las cancioncitas, o la intensa propaganda, (en la cual se gastan millones de quetzales), no caemos en la cuenta de que somos utilizados como marionetas para justificar la inexistente democracia. Que la “conciencia” que nos piden para participar en las elecciones, solamente servirá para legitimizar un gobierno, que no sólo nunca va a responder por satisfacer las necesidades de la mayor parte de la población debido a que, como producto de las políticas del Memorándum de Seguridad Nacional 200 de los Estados Unidos, estará condenada a mayor pobreza, para “garantizar que sus recursos naturales, sirvan para garantizar el futuro desarrollo de ese país” y no del propio.

El imperialismo del dinero a que se refería Paulo VI, sirve para controlar el financiamiento de los candidatos escogidos, asegurarles el acceso a los medios, debates de los candidatos, publicación de encuestas que “orienten a la opinión pública”, la capacitación de “observadores” (que en Guatemala repiten la experiencia del Perú, ofreciendo una “lectura rápida” que condicione los resultados a su voluntad). Así, los dirigentes del Proyecto Democracia, consideran que pueden manipular los resultados.

Ahora, el Proyecto Democracia, que saliera a luz en 1987, como producto del reportaje de Joel Brinkley aparecido en el New York Times del 15 de febrero en el cual se le ligaba a la operación Irán Contras conducido por el famoso coronel Olivert North. Esta “operación encubierta” ya no era manejada por la CIA. Debido a que Kissinger había iniciado la transferencia de las instituciones ligadas a la inteligencia, a jurisdicción del Consejo de Seguridad Nacional, en el que se prepararían quienes ahora conducen la fascista embestida del gobierno de Bush hijo. Los lazos entre la red de compañías “off shore” encubiertas y las cuentas bancarias manejadas por North bajo el nombre codificado de “Proyecto Democracia” y/o Fundación para la Democracia. (National Endowment for Democracy por su nombre en inglés), organización cuasigubernamental creada y financiada por el Congreso de los Estados Unidos. (National Endowment for Democracy Act P.L. 98-164). Habiéndola establecido como una fundación “privada” financiada con asignaciones de ese organismo.

El proyecto tiene como objetivo central, el transformar las economías de la región en nuevos centros en los que la soberanía desaparezca, en los que el colonialismo retorne y en el que el tráfico de drogas se convierta en la forma de obtener dinero para pagar la deuda. La agricultura sufrirá el mismo colapso que sufren los campesinos en México y la producción de alimentos lo será principalmente para exportación, así el extranjero seguirá comiendo bueno y barato y el guatemalteco sufrirá la falta de producción alimentaria para su propia supervivencia.

Los programas de reducción de la población, seguirán siendo financiados por los organismos que reciben dinero del Proyecto Democracia, debido a que a la Fundación para la Democracia no le es permitido operar fuera de las fronteras de los Estados Unidos. El objetivo no es promover la justicia social, sino reducir la población como un medio de no promoción del desarrollo propio. Las campañas para eliminar la interferencia de los gobiernos en la economía, su fuerza de trabajo y sus negocios, han provocado el crecimiento y la promoción de los narcóticos en el área. El diseño pues del “Nuevo Orden Mundial”, no solamente abarca todas las áreas del desarrollo, sino, al implementar las políticas económicas neoliberales, llevará, como se nota diariamente en el deterioro de la calidad de vida del guatemalteco, más pobreza y más atraso.

El proyecto GANA pues, no es un proyecto nacional. No puede darle respuestas a los problemas de la población guatemalteca. Es solamente impulsado, porque es el que representa la posición más servil a los intereses oligárquicos. Es impulsado por la embajada estadounidense, por el dinero de los Gutiérrez, por el dinero de Soros, porque ellos representan la manera más simple de llevar al poder a un gobierno, que como lo dijera el secretario de Estado Richard Lansing en 1925, refiriéndose a México, “harán lo que les conviene a los Estados Unidos sin disparar un tiro, sin gastar un dólar”, terminando con la entrega de los restantes activos nacionales que no han sido entregados a la usura de la oligarquía internacional.

El guatemalteco podrá ir preparándose para que la salud sea privatizada. Podrá ir preparándose para que la educación no esté a su alcance. Podrá ir preparándose para que su calidad de vida sea cada vez más precaria. Porque es falso que vaya a crear más trabajos, los que no sean con el trabajo esclavo de las maquilas que prometió Eduardo González. Porque no es cierto que vaya a haber más seguridad, porque son precisamente sus patrocinadores, quienes manejan la droga. Porque es falso que se combatirá la pobreza, porque ellos la promueven y fomentan.

Ellos son el vehículo, para que los minerales estratégicos puedan estar al alcance de las manos de quienes en su MSSN 200, concluyen que la reducción del crecimiento demográfico de los países tercermundistas hará más políticamente seguro el acceso a esos recursos.
El proyecto observadores y “lectura rápida” sigue vigente y Hamilton, con Stein y Paniagua, “los mismos” lo llevarán a cabo con los dineros de la embajada, con los dineros de Gutiérrez, con los dineros de Soros.

Ayer fue publicado. Hoy sigue siendo vigente. Solamente la organización popular podrá cambiar la situación del país. Solamente su fuerza empujada por la necesidad de justicia, podrá proporcionarnos a los guatemaltecos un futuro diferente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: