Los motivos del lobo.

Por: Ivan I. Choto.

.
.
He vuelto a los versos de Darío para desahogarme un agravio. Así como al terrible lobo lo persuadió el alma sublime de Francisco de Asís para volverse de sus atrocidades haciéndole un espacio en el mundo común de los seres humanos; así también mi respetado antes amigo Luis Gómez Gándara me sacó de mi modesto trabajo de administrador de proyectos de ayuda social -y además docente de modelos de la acción politica en una universidad del país- para involucrarme en el Proyecto Minero Fénix, como documentador de asuntos históricos y sociales.

Confieso en verdad, que lo creí posible de hacer porque siendo algo ajustado a mi pasión por la historia y el análisis social me imbuí en largas horas de investigación sobre voluminosos archivos de la hemeroteca nacional, la biblioteca del Congreso y el departamento de recopilación y leyes del ministerio de gobernación, además de algunas consultas a funcionarios de la época y publicaciones para extraer los antecedentes históricos de la operación minera en Guatemala y principalmente de EXMIBAL.

Cuando en diciembre de 2004, Skye Resources adquirió los derechos del Proyecto NIQUEGUA de INCO-EXMIBAL, del cual estaban- para agosto de 2005- a punto de fenecer los cuarenta años de concesión adquiridos el 15 de agosto de 1965 en la administración del Coronel Peralta Azurdia y del entonces ministro de energía y minas Jorge Luis Buscayrol, algo de este trabajo fue en alguna manera referente para la toma de decisiones del cambio que dio origen a la actual Compañía Guatemalteca de Níquel.

No se como de repente me convertí en el “Doctor” de Asuntos Públicos, distintivo al que me apropiaron las facultades imaginativas de mi respetado anterior jefe a quien le era preciso cuidar el prestigio de su empresa consultora. Nunca me sentí cómodo con el mote apócrifo, y de verdad que también entiendo la terrible aversión que se incubó en el ánimo de las personas que aun se creen engañadas por una mentira que suponen mía y que solo fue producto de una ajena vanidad y quien perversamente maquinó una insólita historia de improperios que se derivan de una supuesta ingratitud a quien le debo “todo”, hasta el saber leer y escribir.

La perversidad campea en las estructuras administrativas de Skye Resources/CGN, me quejo si, como lo hace Darío encarnado en el lobo: “Mas empecé a ver que en todas las casas/estaban la Envidia, la Saña, la Ira, / y en todos los rostros ardían las brasas/ de odio, de lujuria, de infamia y de mentira”.

Ninguna oposición socaba tanto la integridad e imagen de CGN como lo hacen sus propias “fuerzas”, “grupos” y “personas” con sus intereses propios a lo interno. Todo lo que apunta a desintegrar esa “unidad granítica” de intereses aviesos, sean personas o instituciones son susceptibles de una satanización que se divulga a los cuatro vientos como un “decreto” o “sentencia” contra un reo sin derecho a defensa. Tan así como las mismas formas en que se impartía justicia en la época de las santas inquisiciones, CGN actúa sobre las tinieblas de su propio “fuero especial”. Que tan ciertas las cosas de las que habla Darío: “Hermanos a hermanos hacían la guerra, perdían los débiles, ganaban los malos, hembra y macho eran como perro y perra, y un buen día todos me dieron de palos”.

En septiembre del 2006, cuando la politica de “no negociar con delincuentes” era la que se imponía contra los “indios invasores” colaboré estrechamente con Roberto Dala para abrir un espacio más civilizado de dialogo con los q’eqchi’s. Trajimos a Bill Enrico hasta la población de Chichipate y sostuvimos un primer “dialogo” con dos lideres de la comunidad. Lo recuerdo con humildad y tristeza y lo recordé vívidamente la noche en que el mismo Dala, azuzado por los gritos frenéticos e insultantes de Andrew Grant, vice-presidente de relaciones públicas de Skye Resources- me trató como un delincuente. ¿Por qué se quedó escondido esa noche Andrew Grant y Mynor Padilla detrás de la oficina donde yo estaba firmando un contrato de confidencialidad?, no lo se, y no se por qué no han podido entregarme una copia de ese documento que socaba mis libertades individuales.

Vale decir que no me quejo de la caballerosidad demostrada por el abogado Carlos Pellecer ni mucho menos de Enrico de quien pude entender su sentimiento de contrariedad. Esa noche pase de súbito de héroe a villano, lloré de impotencia, me sentí traicionado y puedo probar que se trató de una intriga sutilmente tramada entre Roberto Dala, Mynor Padilla y tres de sus “informantes” dispersos en el que hacer y la vida diaria de los trabajadores y toda persona que sospecha sus truhanadas. Y así, me apalearon y me echaron fuera. / Y su risa fue como un agua hirviente, / y entre mis entrañas revivió la fiera; / y me sentí lobo malo de repente; / mas siempre mejor que esa mala gente.

Fui el de la iniciativa para que El 26 de octubre de 2006, el gerente de planta de la Compañía visitara al obispo de Izabal en su sede del Vicarariato Apostólico en Puerto Barrios, para exponer su preocupación por las invasiones ocurridas en terrenos del proyecto minero fénix, se trató de una visita que propició los primeros pasos hacia una voluntad de diálogo que hasta ese momento no era la política principal de la CGN.

Nadie estaba inspirado en el deseo de una “Mesa de Dialogo”, y como es que un año después, antecedido por los informes de los “agentes secretos” de la seguridad de la Compañía soy considerado un peligro para el “exitoso” proceso de dialogo y me despiden abruptamente por ordenes supuestas desde Canadá. Irresponsablemente se le dijo a mucha gente que todo era por mi afinidad con el anterior Gerente General y una facción dentro de la CGN que representaban “la línea dura” que le ha hecho “mucho daño” a la imagen corporativa. Se tramó mi desgracia desde siempre, por rencores infundados desde mi traslado como consultor a mi calidad de empleado. Sentí un dolor inmenso por las aversiones de repente manifestadas por mucha gente a quienes en verdad admiraba. Me prohibieron manejo de fondos, me hicieron una denuncia para embargar mi salario y hasta hoy no están autorizados algunos pagos por investigaciones de campo comunitarias por Q 22,500.00 que no se van a pagar porque “no es cierto que se haya hecho” porque lo pidió Iván Choto.

Tres días antes de mi salida, motivé a los lideres de la comunidad Se’ mo para que le propusieran a la asamblea que se honrara el esfuerzo de Roberto Dala nominando a su nueva comunidad “La Ceiba, Roberto Dala” y lo que recibí fue un despido –gracias- Eso se hizo así en una ceremonia especial el 3 de diciembre y heme aquí convertido en un indeseable.

Y recomencé a luchar aquí, / a me defender y a me alimentar. / Como el oso hace, como el jabalí, / que para vivir tienen que matar. /Déjame en el monte, déjame en el risco, / déjame existir en mi libertad, / vete a tu convento, hermano Francisco, / sigue tu camino y tu santidad.”/ El santo de Asís no le dijo nada. / Le miró con una profunda mirada, / y partió con lágrimas y con desconsuelos, / y habló al Dios eterno con su corazón. / El viento del bosque llevó su oración, / Que era: “Padre nuestro, que estás en los cielos…”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: