Reacciones acerca del extraño caso de un pollo.

Por: Edgar Orellana

Me enviaron este mensaje a mi correo electrónico y me parece interesante publicarlo, me da la impresión de haberlo leído antes, alguna vez pero no recuerdo donde, igual lo publico, sin embargo me gustaría saber quien es el autor. Me permití agregarle algunos personajes más de la vida política de Guatemala.

El caso es muy complejo: un pollo se encuentra al borde de una carretera. De repente, siente el impulso de atravesarla y lo hace. Entonces los encuestadores de la agencia Cid Gallup deciden hacer una investigación, con el objeto de establecer cual fue la razón por la que el pollo ha cruzado la autopista, y para ello los analistas políticos contratados acuden a bibliotecas, a fin de consultar libros de historia, con el objeto de inferir cual sería la respuesta más afortunada, aunque no fue necesario que efectuaran prolija indagatoria al plantear la misma pregunta a varios de los entrevistados guatemaltecos que aún están vivos, o parecen estarlo, como el caso de un general.

He aquí las respuestas acerca de por qué el pollo cruzó la carretera.

.
René Descartes: Para ir al otro lado.
Platón: Por su bien, al otro lado de la carretera se encuentra la verdad.
Aristóteles: Está en la naturaleza del pollo cruzar las carreteras
Kart Marx: Era históricamente inevitable
Martin Luther King jr. : He tenido un sueño, en el que todos los pollos eran libres de cruzar la carretera sin tener que justificar sus actos.
Richard M. Nixon: El pollo no cruzó la carretera; repito, el pollo jamás cruzó la carretera.

Nicolás Maquiavelo: Lo importante es que el pollo cruzó la carretera. ¿A quién importa el porqué? Solamente el fin de atravesar la carretera ya justifica cualquier motivo que hubiera tenido.
Sigmund Freud: Tan solo porque a usted le preocupe por qué el pollo cruzó la carretera, ya revela su fuerte sentimiento de latente inseguridad sexual.
Buda: Preguntarse tal cosa (por qué el pollo cruzó la carretera) es renegar de la propia naturaleza del pollo reencarnado.

Galileo Galilei:…Y sin embargo, la atravesó.
Bill Clinton: Juro sobre la constitución que no ha pasado nada entre el pollo y yo.
Albert Einstein: Que sea el pollo el que cruce la carretera o que sea la carretera la que se mueve bajo el pollo, depende si es o no relativo al referencial.
Stalin: Hay que fusilar al pollo inmediatamente y también a los testigos de la escena, así como a 10 personas, escogidas al azar, por no haber impedido este acto subversivo del capitalismo.

La diputada Nineth Montenegro: Este pollo iba huyendo, debe ser de los pollos que implementaron la política de la tierra arrasada.
Otto Pérez Molina: Está claro que es un pollo de mano dura y con seguridad cruzó la carretera.
Ríos Montt: Solo falta que nuestros adversarios aseguren que este otro pollo también es eferregista.
Dionisio Gutiérrez: Si hubiese sidote nuestra corporación, lo habríamos reciclado en la misma carretera, aprovechando el calor del pavimento, según la libre competencia, ajena a la abusiva intervención del estado.

.
Oscar Berger: Prometo que de inmediato le daremos la ayuda que necesita, aunque devolvamos el dinero del aeropuerto.
Alfonso Portillo: A lo macho muchá, ese pollo no es de mi familia.
Álvaro Arzú: Debe ser pariente de la chusma de gallinas de la Terminal.
Juan Luís Florido: Estamos convencidos que descubriremos al culpable de ese ilícito, porque designaremos un fiscal especial.

Álvaro Colom: Niego rotundamente que mi gobierno tenga alguna responsabilidad en la aventura del pollo; yo estaba de viaje.
George W. Bush: El hecho de que el pollo haya cruzado la carretera con toda impunidad, a pesar de las resoluciones de la ONU, representa un grave ataque a la democracia, la justicia y la libertad, esto prueba que teníamos que haber bombardeado esa carretera. He decidido enviar 17 portaviones, 46 destructores y 154 fragatas que tendrán por misión en nombre de la libertad, eliminar todo asomo de vida en los gallineros a 5 mil kilómetros a la redonda y después asegurarse con disparos precisos de misil, hacia todo lo que parezca de lejos o de cerca un gallinero, para que ningún pollo pueda nunca más desafiar a nuestra nación con su arrogancia.

Hemos decidido que, después de acabar con el enemigo terrorista, generosamente reconstruiremos gallineros que según las normas vigentes de seguridad, pongan al frente a un gallo elegido democráticamente por el embajador de USA. En este nuevo país de justicia, paz y libertad que reconstruiremos, podemos asegurarles que nunca más un pollo intentará cruzar una carretera, por la simple razón que no habrá más carreteras y que los pollos no tendrán patas. ¡Que Dios bendiga a América!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: