La cascada.

CREO EN GUATEMALA

.
.
Por: Gil Zu
gilzuber31@netzero.com

Creo en Guatemala, en su historia, sus juventudes combativas, en sus obreros y campesinos, en sus poetas y artistas, en sus escritores y en las voces de libertad de sus Hombres de Maíz.
Creo en tus verdes campos, en tus hortalizas y flores, en tu fauna, en los surcos regados con sangre. Creo en las casas de cartón que cobijan a niños lombricientos, creo en los ranchos de paja por donde se filtra la lluvia, el aire y el sol. Creo en las hojas de plátano que protegen la cabeza de nuestros indígenas para resguardarlos de la lluvia.

Creo en La Patria del Criollo. Los pueblos no han cambiado y el Pueblo de Indios sigue igual, como lo describe Severo. La Casa del ayuntamiento, la Iglesia local, la cárcel y el mercado.

Creo en la escuelita situada en la montaña, donde me correspondió impartir clases como Maestro Rural, junto a Teresa Alvarado.
Mis alumnos a falta de pupitres llevaban ladrillos para sentarse. Un amigo en el pueblo, me obsequiaba papel periódico para hacer cuadernos y un colegio en la capital nos donaba lápices y crayones.
La Escuela funcionaba en el patio de un rancho propiedad de Don Beto Soc.

A veces te escribo Guatemala con hechos que acontecieron hace 40 anos, en alguno de ellos escribo mis propias vivencias, pero hay algo Patria mía que quiero decirte: Nada ha cambiado para esta gente. Siguen tan pobres como antes, sin acceso a los programas de educación, ni salud. Con un porcentaje de analfabetismo alarmante. Sin embargo, tú; sigues siendo nuestro orgullo en todo rincón, mostrando al mundo el colorido de tus paisajes primaverales, ríos, montañas y alturas como la cumbre de los Cuchumatanes.
Eres para mí, como lo expresó Luís Cardoza y Aragón: Guatemala, las líneas de mi Mano.
Creo en tus marimbas, en los Juegos Florales, en el Teatro Nacional.
Tus marimbas tienen tinte guerrero, raza bravía, exponentes de nuestra patria grande que vio crecer en su infinito azul, a un guerrero ATANACIO TZUL.

Guatemala: creo en ti porque eres mi madre tierra, impregnada de historia.
Creo en tus jóvenes que habitan en Asentamiento Humanos, casas de cartón y en cada amanecer, te prometen aceptar un nuevo reto en la vida, con la esperanza de obtener vivienda propia algún día.

Creo en los hombres de raza negra de Puerto Barrios a quienes los porteños les llaman morenos. Creo en los niños indígenas que caminan descalzos por nuestra patria, llevando cargas en sus espaldas. Para ellos no existe Santa Claus, Día del Cariño ni Merry Christmas.

Creo en ti Guatemala, en tu pueblo que anhela ser parte de ese mundo que ya está cambiando. Creo en las naciones que anhelaban Martí y Bolívar.
Creo que pronto habrá de cambiar el estado de cosas para que surja una sociedad mas justa. Creo en tus recursos naturales Guatemala, en tus riquezas que deben ser distribuidas entre todos los sectores y no en manos de pocas familias.
Creo en hombres con ideales y esfuerzo como Edgar Orellana que esta llevando su proyecto Digital al mundo. Creo en tus libres pensadores que han dejado en su poesía y en sus libros un legado para esta generación y para las que habrán de venir.

HUGO MADRIGAL Y SU VIAJERO DE VARIOS PUERTOS.

Canto a mi Guatemala, donde las teclas de la marimba, entonan un son triste pero, tan triste, como la historia patria.
Te canto mi bella patria, entrañas de Tecún Umán, y del beso de Leonor de
Alvarado. Conquista que aun se mantiene, donde la bota del opresor, mantiene al pueblo, llorando de luto y dolor.
Pero yo creo en ti mi bella Guatemala, la de leyendas como la Siguanaba, donde El Sombrerón, y otras leyendas más, nos las dice Celso Lara Figueroa, estudioso de la cultura popular.

Canto a mi Guatemala, donde el pájaro cantor, entona las notas de la primavera de color. Algún día mi bella Patria, ese manto oscuro de la impunidad se rasgará, y el azul y blanco de tu bandera, ondeará donde todos vivirán en libertad

Soy hombre de entrañas revolucionarias, mi mocedad la viví en Izabal. Tierra verde de corazón agrario.

CREO EN TI GUATEMALA, CREO EN TU PUEBLO, EN LAS GRANDES
MAYORIAS DE MI PATRIA.
CREO EN LOS CAMPESINOS E INDIGENAS DE ESTA NACION Y LOS VEO
COMO VEN MIS OJOS Y MI CORAZON A LOS CAMPESINOS DE LIVINGSTON Y A TODOS LOS DEMAS CAMPESINOS DE CUYOS VASTAGOS HABRAN DE SALIR PRONTO ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS Y UNA JUVENTUD INCORPORADA A NUESTRA SOCIEDAD.

Creo en ti Guatemala. Creo en La Cascada que nos refresca y nos da ánimo para seguir adelante pese a las adversidades propias de la vida.

4 Responses to “La cascada.”

  1. Dante Almendariz Says:

    Bastante sofista este pseudo-articulo, tendría algo de mérito únicamente si se dijiera lo siguiente: Creo en Guatemala por eso VIVO ALLI, Y VI QUE CON ESFUERZO Y DEDICACIÓN SE PUEDE PROGRESAR, y CON ESE ESFUERZO, LOGRAR QUE MI PATRIA SALGA ADELANTE, sin necesidad de migrar a otro lugar que jámas me abrazará como mi patria querida…

  2. Anonymous Says:

    En primera instancia sería interesante saber de tu edad Dante, si viviste el conflicto armado interno en Guatemala, debes saber que no había salida, o te ibas del país en esa época o te quedabas pero en algún cementerio.
    Grandes hombres salieron a buscar refugio para su familia, las glorias intelectuales de este país utilizaron esa puerta de escape.
    Tito Monterroso, ganador del premio corto Príncipe de Asturias, Juan José Arévalo, Miguel Angel Asturias, y muchos más que por falta de espacio no menciono.
    Mis padres tambien salieron de Guatemala con rumbo a Honduras, donde pasé parte de mi niñez.
    Y este es solamente mi criterio, La patria se ama mucho más en la distancia.
    Muchas veces otros países nos acogen como el nuestro ¿ Quién sostiene que no se puede tener dos patrias? Una de nacimiento y otra por adopción.
    Sería interesante que los millones de guatemaltecos que radican fuera de su patria contaran si la ausencia del país, los hace hace amarlo menos o ser menos guatemaltecos.

    Saludos.

  3. Anonymous Says:

    Tengo 65 años y vivo en mi Guatemala querida, nunca he sido cobarde, no huyo de nada, no estoy en ningún cementerio, trabajé en varios gobiernos, enfrente a los de “la mano blanca” no se si usted se recuerda.. pero bueno, lo felicito por sus otros comentarios, lo único es que para lo que escribió de Cinthia, el segundo apellido, no es el correcto. Saludos. “honor a quien honor merece”

  4. Anonymous Says:

    Salir del país para proteger a los seres queridos no es ningún acto de cobardía.
    Y no explica si trabajó en gobiernos represores, sin duda es la mayor protección a cualquiera.
    Y de verdad permítame felicitarlo, especialmente porque tiene el valor de escribir, eso ya habla bien de usted.
    Le propongo además que envíe sus comentarios en calidad de columna a Edgar Orellana a la dirección periodistasdigitales@hotmail.com

    Ah, le recuerdo que según la Biblia, José y María salieron de su tierra natal para proteger la vida del enviado de Dios, eso nadie lo ha calificado como un acto cobarde.
    Al contrario demuestra el valor de dejar sus tierras, sus familiares y amigos por salvar la vida de un inocente.

    Saludos amigo y me gustaría leer sus columnas para que me de el placer de criticarlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: