El que se enoja, pierde

Por: Fidel Eduardo Orellana
forecruz@hotmail.com
.
Las recientes críticas de analistas y expertos en derecho hacia la esposa del Presidente de la República por la altísima cuota de poder del que goza en el actual gobierno ha dado pie para que el Primer Mandatario de la Nación pierda los estribos y se lance en una defensa oficiosa y absolutamente innecesaria.

El consejo de Cohesión Social, creado en esta administración con dedicatoria especial para ser coordinado por la señora Sandra Torres de Colom, ha sido motivo de los más variados comentarios y análisis. Su función, según el presidente Colom, es coordinar las acciones de ministerios para encauzar correctamente la inversión de los fondos sociales.

No debería haber inconveniente alguno si no fuera por ciertos detalles: El Consejo no maneja dinero directamente, cierto, pero se encarga de coordinar la inversión de más de 5 mil millones de quetzales correspondientes a los presupuestos de distintos ministerios y un solo centavo de ese dinero no se toca si no es con la autorización de la señora de Colom.

La explicación del Presidente de la República en el sentido de que el dichoso consejo no se encargará directamente de manejar esa fabulosa suma de dinero es por tanto una verdad a medias, pero por encima de eso, en el fondo este es un asunto de poder, porque maneje o no mucho dinero, lo que nadie puede negar es que la Primera Dama de la Nación goza de una serie de facultades que le permiten disponer y decidir sin que haya una sola voz que del mismo Gobierno se alce para contradecirla.

Es muy buena la intención de doña Sandra de involucrarse más de lleno con esta parte del quehacer gubernamental, pero esa intención no debe llevar a la soberbia de saltarse autoridades, jerarquías e incluso la ley. Parte de las actividades que ahora desempeña la primera dama han sido, por disposición legal, responsabilidades de funcionarios de Gobierno.

Fue, por ejemplo, comidilla nacional que en el reciente viaje a Brasil fuera la señora Torres de Colom quien se encargara de actividades y negociaciones que han sido atribuciones de ministros. Ese evidente acto de relegar funcionarios lleva a muchos a pensar que hay arrogancia, que hay autosuficiencia y lo más peligroso de todo, que hay concentración de facultades, atribuciones y poder en muy, pero muy pocas manos, con el agravante de que si se producen anomalías en el desempeño de funciones no se le podrá pedir cuentas a quien cometa las irregularidades, porque al no ser funcionaria de gobierno, doña Sandra se libera de la obligación de rendir cuentas.

Ayer, el Presidente Colom perdió la ecuanimidad y, cual caballero de la edad media en defensa de su dama, salió lanza en ristre arremetiendo a diestra y siniestra con expresiones tan poco afortunadas como: mi esposa no está aquí para trapear en Casa Presidencial, con lo cual le mandó de paso un atento saludo a quienes desempeñan esa labor que puede ser humilde, pero no es denigrante ni motivo para utilizarla como punto de comparación con el supuestamente elevado y sofisticado trabajo que desempeña su esposa; o bien acusando de machismo a quienes se atreven a alzar la vista para ver de frente a su señora esposa y a la labor que lleva a cabo.

Ahora, suponiendo, sin conceder, que el trabajo que el Consejo de Cohesión Social y especialmente el que lleve a cabo la señora Torres de Colom sean la gran salvación del país para terminar con la pobreza, el analfabetismo y la desnutrición, si hay ilegalidades en su nacimiento y en su desempeño, seguirán siendo ilegalidades, y por tanto punibles, por maravillosos que sean sus resultados.

Mala cosa que estos hechos se estén produciendo cuando el gobierno apenas inicia. A casi tres meses de estrenada la Administración Colom ya comenzó el desgaste y esa caída es al principio por una cuesta de muy poca pendiente, pero conforme avanzan los meses esa cuesta puede volverse pared y el descenso caída libre. Con sentido común, con un serio ejercicio de reflexión y una alta dosis de humildad, esos efectos todavía pueden contrarrestarse.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: