Mis entrevistas más complicadas.

Por: Edgar Orellana
periodistasdigitales@hotmail.com

En casi 21 años de periodismo he tenido como en cualquier profesión, altibajos y tropiezos, a estas alturas la satisfacción más grande es contar con un espacio donde puedo escribir lo que se me antoja sin que exista un ignorante, prepotente, abusivo y muchas veces estúpido Director que cercene mis pensamientos.

A mis inicios en el periodismo allá por 1,988 en Radio Oriental de Jalapa, tuve de compañeros a Edgar Cermeño, Raúl Ortiz y Gustavo de quien no me acuerdo el apellido, con quienes compartíamos micrófonos en el Radioperiódico el Tiempo, en esa oportunidad ni siquiera nacía a la vida política Mario Estrada y el mero tatascán era El Chonte Ruano quien fue asesinado unos años después, el Gerente de la radio era Jaime Archiva hijo, a quien vi solo en dos oportunidades y en una de ellas fue para recibir la indicación de entrevistar al Chonte.

Eran mis primeras entrevistas y abordar a un personaje político de esa talla, hombre de confianza de Jorge Carpio Nicolle y con todo el respaldo de la cadena de radios CRA, que dirigía Jaime Archila padre, (no era un secreto que existía un apoyo total al partido de la ruedita de colores UCN), enviarme a mi era sin duda una buena estrategia para permitir que el Chonte manejara la entrevista a su sabor y antojo.

Llegué a eso de las dos de la tarde a la residencia del Chonte Ruano, un ambiente de riqueza por todos lados, una hija preciosa a quien apenas dirigí un buenas tardes y un grueso número de guardaespaldas con caras intimidantes, la entrevista se inició en un ambiente tenso luego de tres preguntas, el chonte cortó la entrevista e hizo una llamada negándose a continuar con esa entrevista, al regresar a la radio, la cara de pocos amigos de Jaimito me esperaba, lo que me costó granjearme la antipatía de la Directora. Meses después encontré al Chonte y como buen político me abrazó y me invito un par de tragos en su casa, volviéndonos buenos amigos con el paso del tiempo, hasta el día de su muerte, misma que nunca fue aclarada, se perdió un gran líder y un buen amigo de una manera ominosa.

Otra de las entrevistas polémicas a finales de 1,999 fue con el entonces Presidente Vinicio Cerezo, fui invitado a la zona militar número 9 donde se encontraba el mandatario, conocer al presidente fue inolvidable, un carisma especial que desprendía y su forma de encararme totalmente inolvidable, yo esperaba en la antesala de la oficina del comandante y de repente apareció, sin vacilar se dirigió a mi y cordialmente me dijo:- Hola Edgar, ¿Cómo estás? ¿Cómo está la familia? Ya me contaron que sos buen periodista, antes de la entrevista que querés tomar, acompáñame con un whisky.

¿Cómo negarme? Después de uno vinieron dos y tres, esa entrevista fue una vergüenza para mí, el mandatario, dueño de la situación y frente a un inexperto periodista dirigió la misma. Al salir de allí seguramente no se volvió a acordar de mi, hasta 10 años después que lo entrevisté y le recordé esa escena, soltó una franca carcajada y ese día fue mi venganza, ya que le pregunté en la forma que muchas veces molesta a los políticos.

Otra entrevista memorable fue con el General Efraín Ríos Montt, en la zona militar número seis descendió el polémico y septuagenario líder en el helicóptero que lo trasladaba por todo el país, así se desarrolló esa entrevista:

– General, bienvenido a Izabal.
R: Gracias
General ayer trascendieron acusaciones en su contra por la masacre de las Dos Erres.
R: ¿Quien lo dice?
En la prensa salió la publicación, ¿Qué opina de eso?
R: ¿Y usted que opina?
Es la opinión suya la que interesa General, la mía no
R: Las opiniones, opiniones son, si usted no tiene opinión yo tampoco
Solo pretendo conocer su punto de vista
R: y yo el suyo
General, es usted difícil para entrevistar
R: Y usted difícil para preguntar
El que calla otorga General
R: Y el que otorga calla señor periodista
¿Ordenó usted la masacre de las Dos Erres?
R: Usted que piensa
Volvemos a lo mismo general
R: Es el juego de la democracia
¿Le molestan las preguntas?
R: No, espero que a usted no le molesten las respuestas.
Gracias General
R: Gracias a usted.

Terminó la entrevista (si a eso se le puede llamar entrevista) y me quedé pensando si no había perdido el tiempo, de todas maneras transmití lo conversado.

He tenido tantas entrevistas, algunas en que he visto a funcionarios y políticos temblar ante una entrevista y otros que quieren adueñarse de la situación:

¿A usted le gusta confrontar? Pregunté una vez a Oscar Rodolfo Castañeda.
El que confronta es usted con sus preguntas señor Orellana, contestó
Esa fue una entrevista muy buena, Oscar Rodolfo es un hombre sin pelos en la lengua y entrevistarlo por cualquier medio es un reto, tiene una facilidad de palabra impresionante, y tengo pensado entrevistarlo un día de estos, me gustan los políticos que saben en que andan.

Otra entrevista interesante fue con Ramiro De León Carpio, saliendo del estadio Roy Fearon en Puerto Barrios, fui el único periodista que burló la seguridad de Otto Pérez Molina, quien era el Jefe del estado mayor presidencial, y lo abordé, el mandatario estaba bajo efectos de licor y por eso evitaban a la prensa, Ramiro de León al finalizar la entrevista me invitó a acompañarlo a la Base Naval del Atlántico donde nos tomamos un par de tragos. Y lo más divertido fue que en medio de la entrevista logré jalar a otro colega periodista para que grabará la misma, recuerdo que una mano del General Otto Pérez estaba en mi cintura y la otra en la de mi compañero, para evitar que nos acercáramos mucho al mandatario, nadie imaginaba que mi compañero llevaba en la cintura un revolver calibre 38, nunca la dejaba, después le comenté a Otto Pérez Molina el incidente y riéndose me decía:-Imagínese que escándalo se habría armado si llego a tocar esa pistola.

Entrevistar a Álvaro Arzú siempre me pareció interesante, parco en sus declaraciones y sintiéndose dueño del mundo, la última entrevista que le hice fue en Santo Tomás de Castilla, luego del famoso bombazo en ZOLIC en 1999, era el único periodista que estaba cerca de él y se mostró tan molesto conmigo que ordenó retirarme del área.

Otra entrevista reciente fue con el Presidente de Junta Directiva de la Portuaria, Jorge Federico Lewis, (una junta directiva anómala y parte de las violaciones a la ley de Oscar Berger) Lewis luego de la pregunta número cinco, se veía nervioso, sus manos temblaban, miraba el reloj a cada instante y lo señalaba como diciéndome:- Ya termine la entrevista. Nunca más aceptó entrevistas conmigo.

Existen muchas entrevistas que iré comentando con el paso de los días, hay algunas risibles, con funcionarios incapaces y que no saben que responder, otras con funcionarios que quedan en evidencia por los malos manejos.

Pero también he tenido entrevistas muy productivas que han dejado huellas, como la entrevista realizada en la Transversal de norte con el comando guerrillero asentado en ese lugar, a donde me llevó el insurgente Capitán Francisco y que fue toda una odisea.

Ser periodista en Guatemala es tener un salario bajo, prestaciones malas, el desprecio de quienes ocultan algo, pero se guardan tantas cosas y se llega a saber tanto que vale la pena la experiencia. Una vez me dijeron ser periodista en Guatemala es TENER FAMA SIN FORTUNA. Bienvenida la pobreza bajo la sombra de la libre expresión.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: