Victor Rivera, un asesor polémico.

(tomado del faro.net)

El fallecido, que hace apenas una semana fue relevado de su cargo como asesor del Ministerio de Gobernación guatemalteco, estaba acusado por grupos de derechos humanos de manejar escuadrones de ajusticiamiento. Fue una de las primeras personas en hablar con los policías acusados del homicidio de los tres diputados salvadoreños y su motorista, y fue objeto de tensas polémicas en los círculos del poder del vecino país, como lo había sido antes en El Salvador.

Víctor Rivera, un oscuro ex asesor en seguridad del gobierno de Guatemala, originario de Venezuela y naturalizado guatemalteco, fue asesinado a balazos cerca de la medianoche del lunes 7 de abril en la capital de ese país. Conocido en Guatemala bajo el seudónimo de Frank, y en El Salvador como Zacarías, Rivera figuró como uno de los hombres que más información manejaba sobre los homicidios de los tres diputados salvadoreños y su chofer ocurridos el 19 de febrero del año pasado.

Zacarías, que asesoró en seguridad pública al gobierno salvadoreño de Armando Calderón Sol, fue perseguido por dos carros desde donde hombres armados le dispararon con armas de fuego de 9 milímetros y 0.4 pulgadas, según informó a El Faro un periodista guatemalteco asignado a cubrir el asesinato. Los asesinos siguieron su automóvil, un modesto Starlet blanco, al salir de un Pollo Campero y le dispararon a quemarropa. Las autoridades contaron más de 20 casquillos de bala en el Bulevar Vista Hermosa, de la ciudad de Guatemala.

Su asistente, María Melgar, que lo acompañaba en el auto, resultó herida pero, al cierre de esta edición, las autoridades ya informaban que su condición era estable, que es mantenida bajo protección por un amplio dispositivo de seguridad y que estaba siendo interrogada sobre lo ocurrido.

De acuerdo con información que dio a periódicos guatemaltecos una amiga de Melgar, esta y Rivera habían estado trabajando un informe que debían rendir este día al presidente Colom, quien lo había destituido como asesor de Gobernación el 1 de abril pasado, dos meses y medio después de recibir un informe de ese ministerio, sobre las labores de este asesor en el área de seguridad pública y a quien se le imputaba entre políticos haber creado estructuras parapoliciales.

Rivera, quien había llegado por primera vez a El Salvador en 1983 como parte de un contingente de asesores venezolanos para el gobierno que dirigía el presidente José Napoleón Duarte, fue el primero que, el año pasado, tuvo acceso a los principales acusados del asesinato de los diputados, cuatro agentes policiales que fueron a su vez asesinados dentro de una prisión.

Fue además uno de los que estuvo presente en las reuniones que autoridades guatemaltecas tuvieron con las salvadoreñas para compartirles la información sobre el caso. “Con él nos reunimos como dos o tres veces, al principio, cuando había comisiones salvadoreñas que visitaban a las autoridades de allá. Y estaba él en esas reuniones en su calidad de asesor del Ministerio de Gobernación”, cuenta el subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, José Luis Tobar Prieto.

Aunque aún era considerado una pieza clave en las investigaciones por haber estado involucrado en ellas desde el principio, ni Tobar Prieto ni Rodolfo Delgado, jefe de la unidad fiscal contra el crimen organizado de El Salvador, se atreven a dimensionar como muy importante para las pesquisas el hecho de que Zacarías haya sido apartado de estas. “Su salida de Gobernación la tomamos tal y como vino, como una decisión de las autoridades guatemaltecas, es algo en lo que nosotros no tenemos ninguna injerencia. Siendo el asesinato de los diputados un hecho que sucedió en Guatemala, la jurisdicción para la investigación es de ellos”, dice el subdirector policial.

El fiscal Delgado se atreve a hacer una observación a propósito de la destitución de Zacarías en Guatemala: “Su forma de trabajo quizá no era muy acorde a las del actual gobierno”. El 22 de enero pasado, Colom recibió un informe de Gobernación sobre el rol de Víctor Rivera en esa cartera. Según el fiscal salvadoreño, las autoridades guatemaltecas tenían todo el derecho de destituir a Rivera, ya que las decisiones del Ejecutivo son independientes a la investigación que llevan las autoridades salvadoreñas. “Yo estuve en un par de reuniones con él, el contacto (con Rivera) fue poco”, agregó Delgado.

Por ahora no hay una hipótesis clara sobre los posibles móviles de Zacarías, de 62 años. El fiscal Álvaro Matus, que investigó el homicidio de los diputados salvadoreños, incluso dijo que todas las posibilidades están abiertas.

Un pasado oscuro

Las credenciales de Zacarías en el país vecino, sin embargo, no tenían una valoración positiva en todos los sectores. En el congreso guatemalteco, la bancada del Partido Patriota, del ex candidato presidencial Otto Pérez, impulsó una interpelación al ex ministro de gobernación Carlos Vielmann para investigar las funciones y el trabajo desempeñado por Rivera, de quien sospechaban conducía una estructura paralela al interior de la Policía desde donde ajusticiaban a supuestos delincuentes o bandas criminales.

El ex asesor venezolano trabajó durante los últimos 13 años en el Ministerio de Gobernación de Guatemala y se convirtió en el principal asesor en materia antisecuestros. Hasta el 1 de abril pasado, cuando fue destituido del cargo, manejaba una importante red de inteligencia de la que nunca se supo detalles.

Desde la llegada al poder del presidente Colom ya se especulaba sobre su posible salida y sobre la importancia que esta podía tener para las investigaciones en curso. Según publicó El Periódico el 15 de enero pasado, “fuentes del partido oficial indicaron que la decisión de definir el futuro de Rivera incluso es complicada debido a la información que maneja y a lo efectivo que ha sido en el desempeño de su trabajo”.

A Guatemala llegó en 1997, luego de trabajar por años en El Salvador, donde manejaba una estructura paralela de inteligencia policial al servicio del entonces viceministro de Seguridad, Hugo Barrera. “Sin el apoyo de él posiblemente no hubiéramos logrado descubrir toda la red de secuestros políticos que se estaban dando en El Salvador”, le defendió Barrera el año pasado, cuando en Guatemala se cuestionaba la presencia de Rivera en Gobernación de ese país. Zacarías salió de El Salvador luego de protagonizar el escándalo por el asesinato del joven Adriano Vilanova.

En el último gobierno de Óscar Berger, se había desempeñado como hombre de confianza del ex ministro de gobernación, Carlos Vielmann.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: