SALIENDO DEL POZO , “CUANDO EL INFIERNO Y EL CIELO, TE LOS ENCUENTRAS EN LA TIERRA”.

Por: Ángel Corbalán
Como si de un malherido en una disputa propia del cine negro americano, allí me encontraba con un estado febril, malestar y con periódicos viajes al cuarto de baño para solo defecar un liquido de color rojizo, que quedaba como muestra en el papel higiénico al limpiarme, y , allí me encontraba en la sala de espera en Urgencias de La Clínica El Ángel (Asisa) de Málaga, minutos después de identificarme como afiliado., me llamaron a consulta donde me atendió una doctora , que llaman de puerta o urgencias, me auscultaron y tras un breve reconocimiento en el mismo despacho de consulta y leer informes médicos e incluso hablar por teléfono con mi médico de Aparato digestivo, decidieron minutos más tarde ingresarme en sala de observación donde estuve cerca de las 30 horas con un seguimiento y atención periódica, donde se me comprobaba el estadlo febril que al parecer por sus informes ( ATS, auxiliares etc.) , no bajaban de 38ºc , durante mi estancia en la habitación estuve con gotero de suero fisiológico , donde también me medicaban con analgésicos y otros medicamentos , también se comprobaban las deposiciones, éstas eran líquidas de color rojo, al parecer pequeñas hemorragias.

Durante esas largas y febriles horas, fui visitado al menos por cuatro médicos, distintos turnos que se interesaban personalmente por mi estado físico y anímico.

Cuando finalizaba el periodo de observación, probablemente con información recopilada por los profesionales de esta Clínica (El Ángel, parecía predestinado por el nombre), me preguntaron si conocía o tenia preferencia alguna por algún especialista de Aparato Digestivo, o bien, que me hubiese tratado antes en esa misma clínica.

En ese instante, empecé a tener más confianza en el centro, no solo se me intentaba mejorar el estado inicial, sino, buscaban la mejor solución………..Querían sanarme!.

Al no recordar médico alguno, optaron por asignarme a un especialista en Aparato digestivo, ..” Dios mío, no me lo podía creer” , venía de una clínica ( Jerez ) donde en diez días teniendo en plantilla médicos especialistas en Aparato Digestivo, me había estado dirigiendo el tratamiento ( a veces a distancia , aquellos 4 días fatídicos del puente de Semana Santa) un médico de medicina interna , eso sí, buena gente , pero como diría el Doctor Gregory House en su serie a un paciente “ Vd. que quiere un medico simpático que le mate o un médico desagradable que le cure ?” . O más concretamente:

¿Preferiría un médico que le coja la mano mientras se muere o uno que le ignore mientras mejora? Aunque yo creo que lo peor sería uno que te ignore mientras te mueres”

Por supuesto la respuesta es obvia, un paciente quiere curarse.

Volviendo a la cronología de este relato, el Doctor se presentó y me visito, nada más asignarme e ingresarme en una habitación de la 5ª planta.

Tranquilos, no era el Doctor Gregory House, sino un atento profesional especialista e interesado por el enfermo y su enfermedad, este doctor no era otro que el Doctor Del Alcázar.

Desde el primer momento , se me hicieron de todo tipo de pruebas radiológicas, análisis de sangre, heces, orina y apenas habían transcurrido 72 horas , ya me habían hecho una Colonos copia , algo lógico , pero sorprendente por su rapidez ( se notaba interés en averiguar como me encontraba realmente según la enfermedad crónica y que me había llevado a ambas clínicas , brote de colitis ulcerosa) , y por supuesto porque en diez días con un cuadro casi similar , nunca me hicieron tal prueba, quizás porque el que llevaba la nave ( termino marinero) no era piloto navegante, sino un voluntarioso y con interés (menos hasta Jueves Santo) pero quizás de maquinista o de comunicaciones.

Regresando al cielo (El Ángel), durante mi estancia en esta clínica, siempre me he considerado atendido y cuidado.

He conseguido con esos estímulos, confiar en los profesionales, se lo han “currado”, venía con veneno dentro del cuerpo y el alma, con gran desconfianza y en este momento empezaba a recuperar la confianza en el ser humano y en estos profesionales, esto es bueno no sólo para mi salud, sino en general, la confianza se la debe ganar uno en el día a día, y se pierde en breves instante

Sobre ello, La confianza, es una palabra muy fácil de pronunciar, pero es una emoción muy difícil de conseguir y no puede fabricarse.
En la vida normal, en las relaciones humanas, la confianza puede tardar en años en conseguirse y tan solo unos segundos en destruirse.

En diez días , no sólo me han hecho innumerables pruebas , hasta una ecografía cardiovascular , sino que me han hecho sentirme bien, es importante el estado anímico , sobre todo si padeces de “colitis ulcerosa” , estas en estado febril y con un brote de la enfermedad que ya duraba mucho tiempo que te va deteriorando física y moralmente.

Dicen, que “Quien hace cosas, cambian las cosas, quien no hace nada, las deja como están”, en esta clínica (el cielo) , el éxito no debe ser casualidad , sino la consecuencia de un trabajo bien hecho, me consta que mi especialista ( Dr. Del Alcázar), ha consultado a más profesionales, ha ido eliminando posibles focos de infección. Es su trabajo, dirán algunos, pero cuanto se diferencia, de los trabajos que llevan consigo la misma titulación médica de otros profesionales.

En esta vida, la injusticia las potenciamos las personas y una de ella sería si por mi parte no contara esto.

Y lo hago, limpio de sentimientos, y con ánimo constructivo.

Se aprende más de los errores que de los triunfos, pregunten a deportistas, mecánicos, científicos etc.

Por lo tanto quiero aportar ideas constructivas basadas en errores posibles que he sufrido en la Clínica del Infierno (Jerez) y que de una forma profesional sirviera para que no se repitieran con otros pacientes:

a) Protocolo de llegada, aporté un informe completo de mi médico especialista en Algeciras, no se me tuvo en observación, pase a una planta y mientras buscaban un médico, pero el asignado (le tocó), resultó ser de medicina interna.

b) Estuve desde el principio con gotero y tomando comida, eso sí, dirigida por una excelente dietista (Ana) , dieta blanda, mientras seguía con pequeñas hemorragias en las deposiciones.

c) Con un tratamiento inicial, las deposiciones pasaron de 16 a 8 y el estado febril iba mejorando.

d) Hasta jueves Santo, donde por posible negligencia de ATS o auxiliar al cambiar la guía donde va el gotero, sin vigilar el estado del brazo del paciente (se reconoce en informe) se provoca flebitis.

e) Las decisiones facultativas las deciden los que están a bordo, aunque no sean especialistas en esa enfermedad, ¡Que mala suerte! , deciden quitarme el gotero y hasta el Lunes , día normal para atender a los enfermos , que sufren su semana Santa particular ,toda medicación, antibióticos, protectores, corticoides etc. se toma varias veces al día de forma oral, hecho que se refleja en las subida de fiebre , vueltas a las deposiciones con sangre y desconfianza de l paciente que lo sufre .

f) El Lunes, todos santificados, Dios ha resucitado, pero el enfermo está fastidiado, diez días hospitalizado y esta en la situación inicial de entrada

.
g) Esto, generalmente causa frustración, incluso al médico que me asignaron, de hecho le comenté que entendía como se sentiría, y puse el ejemplo del capitán de barco que deja un miércoles el barco amarrado en puerto y cuando regresa el Lunes, se lo encuentra varado al otro lado de la bahía y dando gracias a Dios y a la Virgen del Carmen que no se ha hundido. Peor fue la alternativa que me ofrecía, “que me viera un especialista en el mismo centro”. Fue desolador, pedí el alta voluntaria y un informe, y salí como dicen la gente joven cag………sangre, en este caso.

h) Me dio pena, el médico, me imagino el director, los profesionales responsables, la clínica, la marca etc. Pero no me merecían confianza, se deja en un cuarto un objeto, nunca un paciente enfermo.

i) Todo esto me habría parecido normal, de no haber conocido lo contrario, y con la misma marca………Dicen que para que exista el infierno, debe existir el cielo.

j) Espero que tomen nota, les comprendo, hay errores, pero pobre de los pacientes, si estos errores no se tienen en cuenta y no se aprende de ellos.

Para describir de otra manera ambas actitudes o formas de actuación de estas dos clínicas, se me viene a la mente una frase que escribió el gran Julio Camba , y que puede ser muy descriptivo era sobre los españoles y la lotería, “

“La pasión por la lotería, decía, se debía a que los españoles confiaban más en la providencia que en el esfuerzo, en la tradición católica de la plegaria antes que en la cultura calvinista del trabajo “.

Probablemente tuviera razón, y que en Jerez estuvieran rezando por mí en Semana Santa, pero aquí están trabajando por mi salud, y soy yo, quien baja a la Capilla de la segunda planta y rezo dos minutos por mi médico y por mí, si le va bien a él, a mi me irá de escándalo.

Terminaré dando gracias a Dios, por haberme dado a conocer el infierno en la tierra?

Se enfadará si amplio la lista de agradecimientos durante mi visita a la capilla?.

Ya que para ser justo se debe extender a toda la plantilla de esta clínica , el que me encuentre cada vez más seguro , protegido, respetado, atendido etc.
Y claro la “culpa”, la tiene desde el Dr. Del Alcázar , Inma, Ofelia, Margot, Rocío, Pedro , Ignacio ( Los ATS) , las auxiliares, Aquilino del Kiosco que me trae la prensa todos los días, Susana de recepción que me consiguió un barbero , si barbero, que me cortó el pelo, etc. etc. y como no?…….

..Juan, el jefe de cocina, y sus compañeros, que han hecho de cada comida un manjar propio de un “chiquicientos tenedores”, para así alimentarme paralelamente a la medicación que se me ha estado aplicando, sin error alguno en la dieta e incluso haciéndola más atractiva y que devoraba para mantenerme fuerte ante este reto.

Llevo ocho días sin sangre en las deposiciones, veinticuatro horas sin fiebre, en la recta final, así lo creo para acabar con el brote.

Ya se divisa en el horizonte los destellos inequívocos del Faro que nos marca el puerto de abrigo, resultado de la posible derrota marcada por el capitán (Dr.)
de este barco , que apoyado por la atenta tripulación siempre ha mantenido el rumbo con sus observaciones periódicas y que pronto se podrá decir que ha sido ésta una buena singladura.

Que les voy a decir…………………….El Cielo.

Para finalizar, algo que llevo en mi pensamiento y que defino de la siguiente manera: “En un profesional de cualquier actividad laboral, la profesionalidad, se le debe suponer como el valor al militar, de la misma manera, en estos tiempos que vivimos, y , cuando ésta se demuestra, es de justicia premiarla”

Gracias a todos por ayudarme a Salir del Pozo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: