África

—-Por: Oscar Fernández—-

oculom pro oculo, et dentem pro dente…

Durante veinte años he tenido un trato especial, después de haber tenido una Parusia a nivel espiritual, es decir un día domingo, descansando en mi hamaca del Jacal, a eso de las nueve de la mañana, ¡de pronto! una voz venida de los cielos me dijo: “Hijo mío, te ordeno que vayas a Verbo”

A la fecha, pasados mas de veinte años de ese hecho, que mi vida dio un giro de proporciones gigantescas, de lo cual, ni siquiera me percaté, pero el que me habló, que indudablemente fue Dios, sí hizo un plan de vida, que aun sigo sin entender, a pesar que la preparación y tratos que he tenido con él, han sido de un aprendizaje maravilloso que al día de hoy, puedo decir…”Maestro, heme aquí”

En Octubre del 2007, estando en Izabal, en el hotel del Norte, tuve otro encuentro con lo inexplicable, fue realmente precioso lo que ocurrió, pero allí, se me daba las órdenes o el propósito para realizar en lo que me queda del resto de mis días, a decir verdad con 51 años, si bien me va, me quedarán unos 15 años, pero mi salud a sido tan delicada que creo serán unos diez años, con suerte, ese tiempo, lo dedicaré a partir de Junio del 2009 a visitar el continente Negro, AFRICA, ¡¡sí!! Ese apartado lugar del mundo donde impera la ley del más fuerte, donde el asesinato es común, el hambre está matando a millones de seres humanos, donde el cinturón del Sahel habitado por más de 50 millones de seres desdichados a la espera de un pedazo de pan, en algunos casos, donde la explotación es de proporciones inhumanas, donde la xenofobia en algunas áreas es de carácter de muerte, donde la iglesia de Dios no entra, está restringido, que me recuerda el siglo XV y sus mártires.

Allí es mi lugar, allí será la prueba más grande que voy a tener en mi vida…sí aquí he pasado vicisitudes y tremendos problemas, que me han hecho aprender a movilizarme en etapas de crisis de toda índole, lo cual les puede asegurar, que aprendí a vivir con poco y hacer lo mejor con poco.

Sé que voy a un lugar donde lo más seguro es que mi muerte será en el desierto o en una tormenta de arena, o quizá comido por un cocodrilo en algún río caudaloso, o picado por una tarántula, en fin…hay millones de maneras como morir y una sola forma de vivir…”Mi escudo es mi Dios” en el me cubriré…el será quién me librara de todo, él será quién hará que cumpla mi propósito…

¡¡¡Asustado!!! Por supuesto que tengo pánico…pero le debo tanto a Él, para comenzar; mi vida, me ha salvado más de veinte veces de las propias fauces de la muerte…sé que es una aventura, que no tiene regreso, pero estoy listo para el evento y he de ir…

Qué bello es morir por una causa…no soy digno de tan alto honor, “morir por Cristo” pero lo acepté.

Continuará.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: